Bonilla de la Sierra, en la provincia de Ávila es el pueblo bonito de Castilla y León en el que hacemos hoy nuestra parada. La verdad es que es una joya por el patrimonio que conserva, al tiempo que ofrece un paraje natural sin igual. En la actualidad, tiene apenas 125 habitantes, sufriendo la despoblación desde la década de los 50, momento en el que la localidad acumulaba más de 1000 personas empadronadas. En cualquier caso, es un problema muy habitual de nuestros pueblos, y creemos que ha llegado el momento de ponerlos en valor.

La localización de Bonilla de la Sierra no es casual. De hecho, por su patrimonio sabemos que jugó un papel histórico muy relevante. Al mismo tiempo, estar a más de 1000 metros de altitud, y rodeado por el río Corneja y sus arroyos le dan un encanto natural especial. Sin embargo, antes de seguir, queremos que eches un vistazo a otras localidades de Castilla y León a las que también hemos dado protagonismo en nuestro blog:  Vinuesa, Lerma, Maderuelo, a Covarrubias, a Puebla de Sanabria, Mogarraz, Ciudad Rodrigo  Pedraza.

 

Bonilla de la Sierra: patrimonio defensivo en estado puro

Lo primero que se encuentra el visitante de Bonilla de la Sierra, además de las vistas, es una localidad con un marcado estilo defensivo. La muralla y el castillo, que datan en primera construcción de hasta el SXII, son un claro ejemplo de ello. Las calles empedradas, y todos los escudos e insignias que se pueden ver en las casas que llevan por uno u otro lado a la Plaza Mayor también recuerdan al turista que este no solo es uno de los pueblos más bonitos de toda España, sino uno con mucha historia.

Es una lástima que no se conserven del todo sus murallas, las cuales parecían ser una verdadera obra de arquitectura defensiva. La historia del pueblo estuvo, además, muy vinculada al clero, siendo una de las residencias de verano más relevantes de la zona para parte del obispado. Desde el siglo XIX, esto cambió, y por eso hoy el castillo es propiedad privada, si bien se puede observar desde el exterior y contemplar toda su arquitectura.

Qué visitar en Bonilla de la Sierra

  • Castillo. Era una de esas residencias oficiales del clero más poderoso de la zona. Se cree que su construcción inicial data del siglo XII, pero que sufrió importantes reformas entre los siglos XIV y XVI. En el interior, en su época dorada, las habitaciones se distribuían desde el patio interior. Hay algunos restos de frescos en las paredes que son testigos de esa historia de siglos. En la actualidad, al ser propiedad privada, no se puede acceder al mismo.
  • Muralla. La muralla tiene cuatro puertas de acceso. De hecho, unas excavaciones recientes, que datan de 2016 han descubierto algunos restos prehistóricos que se suman a los que ya se encontraron cerca de esta población y podrían hablar de un asentamiento en la localidad de la Edad de Bronce.
  • Iglesia de Bonilla de la Sierra. Una de las cuestiones más importantes, por ser historia reciente, son el reloj y las campanas. De hecho, la leyenda dice que los cuartos pararon en época de guerra, allá por el 1945, quedando completamente en silencio la villa. La restauración tuvo lugar en 2002. Sin embargo, problemas técnicos hicieron que en 2006 se quebrara el cimbalillo, y la campana más antigua sigue sin sonar en la actualidad. Sin embargo, la sala de campanas es de las más bonitas de toda la provincia y se construyó en el siglo XVI.
  • Caserío. El edificio municipal, que conserva un bonito escudo se construyó bajo el reinado de Carlos III, en 1779.

Bonilla de la sierra en Ávila

Foto | Jl FilpoC

Bonilla de la sierra: montaña, historia clerical y patrimonio

No sabríamos con cual de nuestros pueblos de Castilla y León quedarnos. Hoy ha sido el turno de Bonilla de la Sierra y sin lugar a dudas son muchas las cosas que le hacen especial. A nosotros nos llama particularmente la atención ese estilo arquitectónico y el paisaje natural. Además, por la poca población que actualmente tiene, es otro de esos lugares a los que se les puede devolver vida con una apuesta sostenible por el slow turism.  Tener un planeta más sostenible es también elegir destinos turísticos que conserven esa magia. Y nuestra tierra, en Castilla y León, lo es en toda su esencia.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.