León en invierno

León, con una población cercana a los 125.000 habitantes, presume de ser una ciudad famosa por su gastronomía y tapas, así como por albergar un gran número de monumentos tanto civiles como religiosos que bien merecen una visita. A pesar de las bajas temperaturas, conocer León en invierno es una gran idea porque en esta época del año la ciudad tiene un encanto muy especial.

Es paso obligado del Camino de Santiago, así que a diario recibe turistas llegados desde todas las partes del mundo. Entre sus monumentos más emblemáticos se encuentran la Basílica de San Isidoro, la Catedral de Santa María de Regla y el Monasterio de San Marcos, entre otros. En León también hay zonas verdes muy interesantes, como el parque de las riberas, considerado el pulmón verde de la ciudad.

¿Qué ver en León? Principales monumentos

Si visitas la ciudad de León en invierno, la visita más importante es la de la Catedral de Santa María de Regla. Es la mejor representación de catedral gótica de estilo francés en España, cuya construcción comenzó a principios del siglo XIII. La fachada principal es impresionante, decorada con muchos vitrales coloridos y un gran rosetón.

Uno de los monumentos más importantes es la Casa Botines, de Gaudí. Una visita imprescindible para los amantes del modernismo. Gaudí se inspiró en la Catedral de Gaudí y fue construido a finales del siglo XIX.

El Convento de San Marcos está considerado una de las joyas del Renacimiento en España. El convento es a día de hoy un Parador nacional, y el complejo también está formado por una antigua iglesia y un museo de arqueología.

En León hay varios tramos de las antiguas murallas. Los restos más importantes se localizan en la Avenida de los Cubos, detrás de la Catedral. También hay restos amurallados en la Avenida de la Independencia o la Plaza del Espolón.

Para conocer de primera mano la historia de León, es recomendable visitar el Museo de León, uno de los museos de historia más antiguos y grandes de la comunidad. Un auténtico viaje en el tiempo por la provincia, con numerosos objetos de la Edad de Bronce y del Hierro.

La Real Colegiata Basílica de San Isidoro es un colegio universitario y una gran iglesia románica ubicada a las afueras del cascto antiguo de León. En su interior se encuentra un Panteón Real que ha recibido el sobrenombre de “La Capilla Sixtina del Románico”.

El Palacio de los Guzmanes está justo al lado de la Casa Botines. Una gran construcción renacentista que en la actualidad alberga la sede del Gobierno provincial de León.

El Antiguo Ayuntamiento se encuentra en la plaza de San Marcelo, donde también está la Casa Botines. Fue construido en 1585 y hasta 2004 albergó el Ayuntamiento de la ciudad. Actualmente es un centro de exposiciones.

El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) llama mucho la atención por su fachada multicolor, basada en las vidrieras de la Catedral.

Y, por último, la Plaza del Grano, donde antiguamente se celebraba el mercado del grano, de ahí su nombre. Ahora bien, su nombre oficial es Plaza de Santa maría del Camino, y en ella está la Iglesia Santa María del Camino del siglo XII.

Platos más típicos de León

La visita a la ciudad de León no está 100% completa si no se disfruta de la gastronomía típica de la ciudad. Estos son los platos típicos que todos los turistas deberían probar.

  • Morcilla: se trata de un producto tradicional en la matanza, elaborada con sangre de cerdo y cebolla. Además, se le suelen añadir otros ingredientes como mugas de pan, pimentón… En los restaurantes de León hay distintas opciones para disfrutar de la cebolla: a la plancha, en un cocido…
  • Cocido Maragato: un plato típico de León que antiguamente tomaban los campesinos. Se trata de un cocido, un plato de cuchara, perfecto para combatir las bajas temperaturas del invierno. La forma de consumirlo es “al revés”. Primero la carne, luego los garbanzos y, por último, la sopa.
  • Bacalao al ajoarriero: una receta sencilla, de orígenes humildes, pero que está deliciosa. Los ingredientes son el bacalao, pimentón, ajos, aceite de oliva y sal.
  • Botillo del Bierzo: un embutido amparado por la Indicación Geográfica por la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Se trata de un producto cárnico que se elabora cerdo adobado, sal, pimentón y ajo.

Como puedes comprobar, son muchas las razones por las que visitar León en invierno es una gran idea. Una ciudad que conseguirá enamorarte desde el primer minuto.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.