León es una de las provincias de la comunidad autónoma de Castilla y León. Con una superficie de 15.581 kilómetros cuadrados y una población de 464.000 habitantes, es lugar de paso de dos de las rutas más importantes a nivel nacional: el Camino de Santiago y la Vía de la Plata. Alberga un gran patrimonio histórico artístico, como la Catedral de León, la Basílica de San Isidoro, el Palacio Episcopal de Astorga o el Castillo de Ponferrada, entre otros muchos. Si te apetece conocer en profundidad León, debes probar algunos de los platos más típicos de su gastronomía, el Botillo de El Bierzo.

¿Qué es el Botillo de El Bierzo?

Se trata de un producto cárnico que se elabora con piezas troceadas que proceden del despiece del cerdo, las cuales se condumentan y se embuten en el ciego del cuerdo, que, por último, se ahúma y semicura. Está protegido bajo la marca Botillo de El Bierzo en dos comarcas de la provincia de León, Laciana y El Bierzo. En los últimos años han surgido diferentes variantes en Galicia, Asturias y el norte de Portugal.

Tal y como establece el reglamento oficial del Botillo de El Bierzo, la forma exterior del producto cárnico no es uniforme, sino que viene definida por la forma del ciego del cerdo. En la gran mayoría de casos es ovalada, aunque pueden existir variaciones.

En lo que respecta al peso, oscila entre los 500 y los 1.500 gramos, y la consistencia debe ser firme. También hay que cumplir con unos criterios muy estrictos en lo relativo a la humedad, que debe estar por debajo del 65%.

La relación de grasa del extracto seco tiene que ser inferior al 48% de la masa de producto, y el porcentaje de proteína debe ser de aproximadamente el 37%. Una vez cocinado, deben predominar los aromas a especias naturales, salazón y magro cocido.

Elaboración

La elaboración y posterior curación del embutido dura como mínimo cinco días y se compone de cuatro etapas.

La primera consiste en la selección y troceado de las piezas. A continuación, tiene lugar el acabado y embutido. En la segunda fase se le añade el pimentón ducle, el ahi, la sal y otras especias naturales. Luego, se realiza el embutido en el ciego del cerdo que, previamente, se ha sazonado y adobado para su conservación.

En el tercer paso se procede con el ahumado, con humo procedente de leña natural de encina o roble. Y, por último, se deja secar durante dos días en secaderos para eliminar el agua y que, de esta manera, el producto tenga una mayor consistencia.

Festival de Exaltación del Botillo

Tal es la importancia que tiene este producto en la gastronomía de León que el Festival de Exaltación del Botillo, que se celebra en el mes de febrero, está declarado Fiesta de Interés Turístico nacional. Se trata de un encuentro en el que locales y visitantes pueden degustar el Botillo de El Bierzo.

Todo comenzó en febrero de 1970, cuando a Baldomero Ferrero Gago y Reinerio Gago González se les ocurrió organizar un acto para promocionar el Botillo. El festival se celebró por primera vez en 1973 coincidiendo con la salida del Santo desde el Santuario hasta la Iglesia de San Pedro Apóstol.

El Festival de Exaltación del Botillo dura una semana, durante la cual todos los restaurantes del municipio incluyen el embutido en sus cartas y muchos productores ponen sus puestos para vender el producto. El fin de semana tiene lugar la Muestra y Degustación de Productos Bercianos, donde el Botillo del Bierzo se acompaña de mieles, orujos, chachinas, castañas y vinos de la región.

Otros platos típicos de la gastronomía de León

Además del Botillo de El Bierzo, hay otros platos típicos de la provincia de León que merece la pena probar en la visita a la provincia:

  • Cecina: este es, casi con total seguridad, el producto alimenticio más característico y conocido, y está catalohado como Indicación Geográfica Protegida. Se elabora con carne de vacuno.
  • Morcilla de León: una de las principales características de la morcilla de León es que tiene una consistencia muy pobre ya que se elabora simplemente con cebolla y sangre de cerdo.
  • Cocido Maragato: un plato de cuchara muy consistente, de origen campesino. Resulta muy curioso y es que se compe del revés. Es decir, en primer lugar se sirven las carnes, luego los garbanzos y, por último, la sopa.
  • Alubias de La Bañeza: y, por último, las alubias de La Bañeza, de las que hay cuatro variedades: la Canela y la Pinta (tintas) y la Plancheta y la Riñón (blancas).

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.