La preocupación general por la salud se ha ido incrementando en los últimos años. De hecho, son cada vez más los consumidores que se leen las etiquetas de lo que compran en el supermercado y que se interesan por conocer los mejores métodos de cocción que permiten un mayor aporte nutricional. Precisamente en este contexto han aparecido datos científicos que nos llevan a intentar evitar algunas prácticas que podrían ser perjudiciales. Hablamos del tema de la acrilamida en alimentos no hace demasiado tiempo en nuestro blog, y hoy queremos ampliar la información haciendo referencia a la acrilamida pan.

 

 

Sobre el potencial cancerígeno de la acrilamida ya hemos hablado previamente en el blog, en el enlace que encuentras en el párrafo anterior. Al mismo tiempo, también publicamos un artículo sobre la acrilamida en las patatas, uno de los alimentos en los que se puede producir este compuesto en mayor medida por sus propiedades nutricionales. Pero, ¿qué ocurre con el pan?

En el caso del pan, al igual que el de la patata, como hablamos de un alimento muy rico en hidratos de carbono, la aparición de la acrilamida cuando se cuece a temperaturas muy altas puede ser mucho más habitual que en el caso de otros productos. Por esta razón hay que tener especial cuidado y tomar ciertas medidas que eviten la acrilamida pan.

Cómo evitar la acrilamida pan

Considerando que la aparición de la acrilamida solo puede darse cuando se cocina a muy alta temperatura, y además sus procesos son visibles en el alimento, ya que se observa un color tostado muy oscuro -ya esté literalmente quemado o a punto de quemarse-, evitar esta sustancia no es demasiado complicado. Aquí tienes algunas propuestas para hacerlo.

  • Cuando compres el pan, aunque te encante que esté excesivamente tostado, evita esos tonos de cocción demasiado oscuros.
  • Al preparar desayunos, canapés o cualquier otro plato con pan, evita tostarlo demasiado. De hecho, será suficiente con calentarlo, o si te gusta crujiente, fijarte bien en esos colores y programar la tostadora u horno con tiempos menores para evitar los tonos más oscuros.
  • Si preparas pan en casa, ten en cuenta los tiempos recomendados de cocción. Si tienes tiempo, lo mejor es que utilices temperaturas bajas durante más tiempo, evitando así cualquier riesgo. Sino, la apariencia externa siempre va a ayudarte a detectar la posible aparición de acrilamida.

Un exceso de cocción de los alimentos no solamente es perjudicial por la posible aparición de esa sustancia -al igual que lo es utilizar temperaturas demasiado elevadas-. Hay que tener en cuenta que las propiedades nutricionales de los mismos disminuyen cuando se someten a los mismos. Es decir, se destruyen muchos de los nutrientes que te han hecho elegirlo como saludable, y su contenido de agua, lo que hace que sea menos recomendable que en su estado “natural”.

 

la acrilamida pan

Comer mejor es vivir mejor

La preocupación por la alimentación y las sustancias químicas que se liberan como es el caso de la acrilamida pan podría parecer un exceso informativo y una tendencia a exagerarlo todo. Sin embargo, está más que demostrado que aquellas personas que tienen unos hábitos de vida saludables son capaces de vivir mejor. Ya no se trata de más años -que también en la mayor parte de los casos-, sino de la calidad de los mismos. Si se tiene en cuenta que el pan es uno de los alimentos básicos de nuestra dieta, y que además proporciona un sinfín de nutrientes positivos para el organismo, evitar la acrilamida pan parece algo necesario para mejorar la salud. Un producto que se consume prácticamente a diario, e incluso en varias de las comidas del día, sí que debería ser objeto de análisis para que fuese completamente saludable. Por eso, te recomendamos seguir los consejos propuestos para no exponerte a lo que recordamos es, según la OMS, un cancerígeno potencial para los seres humanos.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.