Si te apetece desconectar de la rutina y hacer una escapada rural en compañía de tu familia y/o amigos, en la provincia de Burgos se encuentra la pequeña localidad de Puentedey. Con una población de 45 habitantes, es un lugar excepcional para conocer de primera mano la esencia más tradicional de Castilla y León. Además, Puentedey es justo lo que necesitas para huir del bullicio de la ciudad y respirar aire puro en la más absoluta tranquilidad.

El origen de la localidad se remonta a mediados del siglo XIV, cuando Puentedey pertenecía a una división administrativa de la Corona de Castilla que estuvo vigente durante buena parte de la Edad Media. Su descripción aparece reflejada en el libro “Becerro de las Behetrías de Castilla”, que las Cortes de Valladolid redactaron en el año 1351. Fue entonces cuando el estamento de los hidalgos pidió al rey Pedro I que desaparecieran las behetrías a través de su conversión en tierras solariegas.

En el tomo XIII del Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar, una obra del siglo XIX impulsada por Pascual Madoz, se desribe al pueblo burgalés del siguiente modo: “Lugar y capital del ayuntamiento titulado de la junta del mismo nombre, en la provincia, diócesis, audiencia territorial y capitanía general de Burgos, partido judicial de Villarcayo. Situado a orillas del río Nela, que le divide en 2 barrios. Su clima es bastante frío y reinan todos los vientos. Tiene 40 casas y una iglesia parroquial (San Pelayo), servida por un cura párroco y un sacristán”.

¿Qué ver en Puentedey?

Situado a orillas del río Nela, lo primero que llama la atención al llegar a Puentedey es el gran puente natural. El casco urbano mantiene la arquitectura tradicional y popular, y alberga algunos edificios de gran interés como la Casa Palacio de los Porras o la Muralla de la Edad Media. El templo religioso más importante de la localidad es la Iglesia Parriquial de San Pelayo, cuyos restos más antiguos se remontan al siglo XI. Merece la pena fijarse en el relieve del tímpano de su portada, que muestra a una persona luchando contra una serpiente de gran tamaño.

Al otro lado del puente se encuentra la conocida como Puerta del Viento. En la antigüedad perteneció a un edificio y estaba abierta al vacío. Se abría para que los agricultores aventaran la paja del grano ya que, cuando estaba abierta, se creaba la corriente de aire necesaria para llevar a cabo esta tarea.

Palacio de Brizuela

Una de las visitas más importantes en Puentedey es el Palacio de Brizuela. Se trata de un antiguo palacio-castillo que se construyó entre los siglos XV y XVI de la mano de la familia Fernández Brizuela. Tiene dos torres defensivas y conserva su estructura original. Actualmente es de propiedad privada, de manera que no se puede visitar el interior.

Antigua línea de ferrocarril Santander-Mediterráneo

La línea de ferrocarril Santander-Mediterráneo, que actualmente está extinta, fue un proyecto ferroviario para unir Valencia con Santander para así poder sar salida por mar a las mercancías que procedían de las provincias de interior. La línea estuvo vigente entre los años 1929 y 1985, y desde el 2003 algunos tramos se han convertido en vías verdes. El túnel excavado en la roca de Puentedey mide 85 metros de largo, y lleva hasta la estación de Brizuela, situada a dos kilómetros de Puentedey. El recorrido es precioso, por un entorno natural espectacular.

Fiesta de la Cucaña

La fiesta más importante de Puentedey se celebra el último fin de semana de agosto, y recibe el nombre de la fiesta de la Cucaña. Nació en la década de los años 90 y el Puente de Piedra es el principal protagonista. En él se coloca una cucaña a modo de pasarela sobre el río y en el pico un banderín. El objetivo está clara: los participantes tienen que caminar sobre la cucaña y coger el banderín sin caerse.

Platos típicos de Burgos

Si te animas con una escapada rural a Puentedey, hay una serie de platos tradicionales de la gastronomía burgalesa que te recomendamos probar.

  • Morcilla de Burgos: conocida en el mundo entero, la morcilla se elabora con sangre de cerdo, arroz, manteca de cerdo, pimentón, pimienta, cebolla y sal.
  • Sopa castellana: un plato de cuchara perfecto para combatir las bajas temperaturas del invierno. Se prepara con pan del día anterior, aceite de oliva, pimentón y ajos.
  • Queso de Burgos: y, por último, el queso de Burgos. Se elabora con leche de oveja y es blando, con textura acuosa, en color blanco.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.