Zamora es una de las provincias de Castilla y León, cuya capital y ciudad más poblada es Zamora. Zamora cuenta con un total de 248 pueblos, muchos de los cuales bien merecen la pena una visita por su patrimonio histórico y cultural y por su entorno natural. Además, la provincia tiene una gastronomía espectacular, con los quesos de Zamora como principal emblema en el mundo entero.

Principales monumentos de la ciudad de Zamora

Zamora es una ciudad pequeña, así que es un destino estupendo para disfrutar de una escapada de fin de semana. La ruta monumentar parte de la Plaza Mayor y consiste en un recorrido aproximado de dos kilómetros.

La Plaza Mayor es el corazón de la ciudad, donde se encuentran cuatro lugares de interés: el Ayuntamiento Viejo construido a finales del siglo XV, el Monumento al Merlú, la Iglesia de San Juan  y el Ayuntamiento Nuevo.

La Iglesia de la Magdalena es una de las más importantes de Zamora. Construida en el siglo XII, su principal atractivo es el sepulcro románico que alberga en el interior.

El templo religioso más relevante de la ciudad castellanoleonesa es la Catedral, consagrada en el año 1174. Aunque es de estilo románico, cuenta con muchos elementos que han sido añadidos en diferentes momentos de la historia. Un elemento de gran valor es la Puerta del Obispo.

Justo detrás de la Catedral se encuentra el Castillo de Zamora, cuyo origen data del siglo XI. Quedan muy pocos restos de la época: algún tramo de muralla, las ruinas del patio de armas, parte del foso y tres pequeñas torres.

Y, por último, es recomendable conocer las Aceñas de Olivares, unos antiguos molinos que ya estaban en funcionamiento en el siglo X y que hasta el siglo XIX produjeron harina de trigo. A día de hoy albergan un centro de visitantes y se encuentran en muy buen estado de conservación.

Los monumentos más interesantes de Toro

Toro es uno de los pueblos más importantes de la provincia de Zamora. Cuenta con una serie de monumentos tanto civiles como religiosos que es interesante conocer.

En la Plaza Mayor se encuentran el Ayuntamiento del siglo XVIII y la Iglesia del Santo Sepulcro. Es el corazón del municipio, y en ella hay multitud de bares y restaurantes donde degustar los platos más tradicionales de la gastronomía zamorana.

La Colegiata de Santa María la Mayor es el principal emblema de Toro. Un tesoro del románico, cuyo origen se remonta al siglo XII. La visita al anterior es muy aconsejable para conocer el Pórtico de la Majestad, una de las pocas portadas de la Edad Media que a día de hoy conservan su pintura original.

El Alcázar del siglo X es un monumento muy importante, y desde él hay unas vistas impresionantes del Puente Mayor y del río Duero. Actualmente alberga varias dependencias del Ayuntamiento de Toro.

Y, por último, te recomendamos conocer el Teatro Latorre, ubicado en la Plaza de San Francisco. Se levantó como teatro en beneficio para la Iglesia de San Francisco, pero tras la desamortización pasó a manos privadas.