Si te apetece hacer una escapada rural para desconectar de la rutina y disfrutar al máximo de los pueblos de Castilla y León, Miranda del Castañar es un destino perfecto para ti. Situado en la provincia de Salamanca, en la comarca de la Sierra de Francia, tiene una población de 416 habitantes. A pesar de su pequeño tamaño, cuenta con un patrimonio histórico, cultural y natural muy rico, con el Castillo de los condes de Miranda del Castañar como principal emblema.

 

Historia

La población nació en el siglo XII de la mano de la orden Hospitalaria de Jerusalén. Fue la repoblación de Alfonso IX de León en el siglo XIII fue la que hizo que Miranda del Castañar pasara a ser la capital de la Sierra de Francia a nivel administrativo. En el año 1213 se convirtió oficialmente en villa, y en el año 1282, el infante Pedro,5​ hijo de Alfonso X el Sabio y de Violante de Aragón, pasó a ser señor de Miranda.

Cuando murió en octubre de 1283, su hijo Sancho el de la Paz, recibió todos sus señoríos. Este murió sin descendencia, y tras su fallecimiento en el año 1213, regresaron a la Corona. Más adelante, en el año 1457 Miranda del Castañar se le otorgó a Diego López de Zúñiga como condado. Finalmente, en el año 1833 se crearon en España las provincias actuales, y se integró en la de Salamanca.

Principales monumentos de Miranda del Castañar

Paseando por las calles del pueblo te sentirás como si hubieras viajado a su pasado medieval. Miranda del Castañar ha sido declarada conjunto histórico artístico.

Castillo

Es el monumento más visitado de la localidad, y es uno de los mejor conservados de la provincia de Salamanca. A principios del siglo XIV se reconstruyó sobre un antiguo castillo del siglo XII. Todavía se conservan las murallas y algunas de las pasarelas que dan acceso al interior. En la actualidad pertenece a manos privadas después de que la Duquesa de Alba lo donara a la Villa en el año 1954.

Muralla

Miranda del Castañar puede presumir de ser una de las pocas localidades que conserva la totalidad de su muralla en perfecto estado, con las cuatro puertas orientadas a los cuatro puntos cardinales. Se construyó en el siglo XIII y rodea por completo el casco histórico.

Ermita de Nuestra Señora de la Virgen de la Cuesta

Alberga la imagen de la patrona del pueblo, y desde ella hay unas vistas impresionantes de la Peña de Francia.

Alhóndiga

En la antigüedad era una casa pública en la que se pesaba, almacenaba, compraba y vendía el grano que recolectaban los labradores. En la actualidad es la sede del Ayuntamiento.

Iglesia Parroquial

La Iglesia Parroquial está dedicada a San Ginés de Arlés. Se trata de un templo de estilo gótico que fue construido entre los siglos XIII y XIV, y ha sido reformado varias veces a lo largo de la historia. Frente a la iglesia se encuentra la Torre de las Campanas, del siglo XVII.

Camino de los prodigios

Si visitas el municipio salmantino no puedes perderte esta ruta de senderismo. Es circular y tiene 11 kilómetros de longitud, con un desnivel acumulado de 475 metros. Es muy sencilla y apta para todos los públicos, incluso familias con niños. Parte del pueblo y pasa por Villanueva del Conde, y es una oportunidad única para descubrir la flora y fauna de la zona.

Si quieres completar tu ruta por la provincia de Salamanca, puedes visitar la localidad de Candelario, situada a escasos 40 kilómetros de distancia de Miranda del Castañar. Está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico por el alto grado de conservación de la arquitectura popular. El Museo Casa Chacinera es una visita muy recomendable para conocer cómo se dividían las casas como fábrica de embutidos y como vivienda.

Miranda del CastañarGastronomía de Salamanca: platos que debes probar

Además de conocer los monumentos y el entorno natural de Miranda del Castañar, te animamos a aprovechar el viaje para probar los platos más típicos de la provincia de Salamanca.

Uno de ellos es el hornazo, una especie de empanada de tamaño grande que se rellena de carne, jamón, lomo de cerdo, chorizo y huevos duros. ¿Has oído hablar de la chanfaina? Tiene influencias árabes y judías, y se elabora con arroz, carne de cordero, sangre de cordero cocida, pimienta, cebolla, pimentón, guindilla, ajo y laurel.

Y, por último, las patatas revolconas, que se preparan con patatas, pimientos, laurel y sal. Se sirven en cazuela de barro y se toman con cuchara de madera.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.