Si te apetece disfrutar de una escapada por la provincia de León, uno de los mejores planes es visitar la ciudad de Astorga. Con una población de 11.000 habitantes, tiene un amplio abanico de monumentos tanto civiles como religiosos cargados de historia. Aunque ha sido destruida y reconstruida en repetidas ocasiones, su patrimonio se encuentra en muy buen estado de conservación.

Su origen se remonta al Imperio Romano, de la mano de Octavio Augusto, quien bautizó a la localidad como Astúrica Augusta. Desde entonces ha sido un cruce de caminos de vías romanas, la Vía de la Plata y el Camino de Santiago, lo que ha dotado a Astorga de un carácter muy peculiar del que goza en la actualidad.

A día de hoy hay varias celebraciones muy representativas: la Semana Santa (declarada Bien de Interés Turístico Nacional) y la fiesta de Astures y Romanos (declarada de Interés Turístico Regional).

Catedral de Astorga

La Catedral de Astorga es una de las más bonitas del norte de España, y el Parque del Melgar es el mejor sitio para observar su exterior. Aunque su origen es románico, no fue hasta el siglo XVIII cuando se terminó su construcción. Las fachadas mezclan el estilo renacentista y barroco. La visita al interior del templo merece mucho la pena para observar el retablo mayor, la Inmaculada de Gregorio Fernández y la sillería del coro del siglo XVI.

Iglesia de San Bartolomé

La Iglesia de San Bartolomé puede presumir de ser el templo más antiguo de la ciudad de Astorga. Una de sus características más llamativas es que mezcla numerosos estilos, como el románico, el gótico, el mozárabe y el barroco. En la actualidad es la sede de la Hermandad de los Caballeros del Silencio.

Muralla medieval

Durante el Imperio Romano Astorga llegó a tener tres murallas. La primera contaba con dos trincheras y un doble foso defensivo. Más adelante, en el siglo I, se construyó la segunda sobre la anterior, con dos torres circulares. Y, finalmente, en el siglo III, se construyó la tercera, con cinco metros de espesor y 27 cubos de forma semicircular. Para contemplarla, lo mejor es recorrer el paseo Blanco de Cela.

Palacio de Gaudí

Una de las visitas más importantes en Astorga es al Palacio de Gaudí, que actualmente acoge el Museo de los Caminos. Se trata de un palacio muy distinto a cualquier otro situado en la geografía española ya que su estilo es más similar al de un castillo europeo.

Museo del Chocolate

En la localidad leonesa hay multitud de museos, y uno de los más interesantes es el del chocolate. Nació en el año 1994 gracias a la iniciativa privada de un empresario natural de Astorga. El museo cuenta con cuatro salas, en las que puedes conocer de primera mano cómo se elabora el chocolate. Además, el museo tiene una tienda donde se venden chocolates de todo tipo.

Museo Romano

También es de especial interés visitar el Museo Romano, cuya sede se encuentra en un edificio bautizado como La Ergústula, declarado Bien de Interés Cultural en el año 1951. Se trata de una galería en forma de bóveda, y el museo consta de varias salas que albergan objetos romanos que han sido hallados en las excavaciones arqueológicas.

Museo del Tiempo

Una de las principales razones por las que visitar Astorga es tan buena idea es por la gran cantidad de museos que hay en la localidad. El Museo del Tiempo exhibe una colección de relojes muy amplia, que van desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XX. Muchas de las piezas proceden de Francia, aunque también las hay de otros países como Holanda.

Castrillo de los Polvazares, un bonito pueblo en la provincia de León

A escasos siete kilómetros de distancia de Astorga se encuentra Castrillo de los Polvazares, un municipio que te recomendamos visitar. Tiene una población de tan solo 150 habitantes, y fue declarado Conjunto Histórico Artístico en el año 1980 por su gran valor monumental.

En la antigüedad el pueblo estuvo habitado por los arrieros, comerciantes que usaban carros tirados por mulas. Pero, cuando el ferrocarril llegó a la cercana Astorga, los arrieros perdieron su oficio. Fue entonces cuando Castrillo de los Polvazares empezó a perder población, aunque su arquitectura tradicional y sus monumentos han conseguido sobrevivir gracias a que es un lugar de paso del Camino de Santiago.

Una de las visitas más interesantes es la Iglesia de San Juan Bautista, el templo religioso más importante del pueblo. La arquitectura es rural, típica de la zona, y el interior consta de una única nave con crucero.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.