Para disfrutar de una escapada rural en la provincia de León pocos lugares hay mejores que la localidad de Castrillo de los Polvazares. Con una población de 150 habitantes, fue declarado Conjunto Histórico-Artístico por su gran valor monumental en el año 1980. A pesar de su pequeño tamaño la visita merece mucho la pena porque es un pueblo muy pintoresco y con mucho encanto, con monumentos de gran valor.

Situado al suroeste de la provincia de León, en la antigüedad la localidad estuvo poblada por arrieros, comerciantes que utilizan carros tirados por mulas. Los habitantes de Castrillo de los Polvazares fueron bautizados con el nombre de maragatos debido a la derivación de la palabra en latín mercator. Tras una gran riada en el siglo XVI, todas las casas del pueblo fueron reconstruidas en la ubicación actual. Todavía se pueden observar los restos del pasado arriero, como las grandes puertas de las casas para el acceso de los carruajes.

Cuando llegó el ferrocarril a Astorga, municipio situado a 5 kilómetros de distancia, los arrieros perdieron su oficio y, a partir de ese momento, muchos pueblos de la zona empezaron a perder población y a entrar en decadencia. Sin embargo, en el caso de Castrillo de los Polvazares ha conseguido sobrevivir gracias a su arquitectura tradicional y al Camino de Santiago.

Monumentos destacados

Castrillo de los Polvazares es una localidad lineal, que se desarrolla por la calle Real a lo largo del Camino de Santiago. Desde 2015 es parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad.

  • Iglesia de San Juan Bautista: es el único templo religioso de la localidad, dedicado a San Juan Bautista. Tiene la arquitectura rural típica de la zona, y el interior es de una sola nave con crucero.
  • Fuente: una de las visitas más importantes es la fuente. Aunque a día de hoy puede parecer un tanto irrelevante, lo cierto es que la existencia de una fuente de agua tuvo un papel esencial para los peregrinos del Camino de Santiago.
  • Parque: una zona arbolada junto al río que está justo a la entrada peatonal de peregrinos del Camino de Santiago al pueblo. Un sitio estupendo para respirar aire puro y, por qué no, disfrutar de un picnic y tumbarse a descansar.

Gastronomía de Castrillo de los Polvazares

Una de las principales razones por las que visitar la localidad leonesa, más allá de sus monumentos y de su entorno natural, es la gastronomía. El cocido maragato es el plato más conocido de todos, y existen varias teorías para explicar por qué el cocido cambió el orden de comer los platos.

Una de ellas cuenta que los franceses que estaban acuertelados en Astorga preparándose para la batalla, y los lugareños decidieron comer primero la carne porque era lo más contundente y sabroso, luego las verduras, y, dejaban la sopa para el final por si no les daba tiempo.

La otra señala que los franceses solían saquear las casas arrieras, sobre todo la comida. Por lo tanto, por si llegaban los franceses atraídos por el humo de la lumbre, los locales empezaban comiendo la carne, luego las verduras y, así, si entraban los invasores en las casas, sólo podrían llevarse la sopa.

Además del cocido maragato hay otros platos que te recomendamos probar. Por ejemplo, el Botillo del Bierzo, un embutido de la provincia de León que se elabora con cerdo troceado y adobado con pimentón, sal y ajo. También la sopa de trucha, uno de las recetas típicas de la cocina leonesa. La elaboración tradicional es a base de trucha, pan de hogaza, ajo y pimentón.

¿Cómo llegar?

Para llegar al municipio la mejor opción es en coche. Lo primero es acceder a Astorga, y desde allí a Castrillo de los Polvazares por la carretera LE-142. La distancia es de menos de 10 kilómetros. Algo muy importante a tener en cuenta es que no está permitido el acceso en coche al municipio, pero no supone ningún problema porque hay un aparcamiento a la entrada.

Muy cerca del pueblo se encuentra Peñalba de Santiago, otra de las localidades más bonitas de la provincia de León. Situado a 1.000 metros de altitud, tan sólo tiene 14 habitantes, pero merece la pena visitarlo. El conjunto urbano se mantiene en muy buen estado de conservación y representa la arquitectura rural del Bierzo.

La Iglesia de Santiago de Peñalba es la gran joya de Peñalba de Santiago. Uno de los mejores iconos de la arquitectura mozárabe del siglo X. Fue fundada por San Genadio en el siglo X, quien luego se retiró a una cueva para pasar en ella el resto de sus días.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.