Pocos destinos hay mejores para disfrutar de una escapada rural con familia o con amigos que Orbaneja del Castillo, en la provincia de Burgos. Considerado por muchos como uno de los pueblos más bonitos de Castilla y León, conocerlo es una verdadera experiencia para los sentidos. En cuanto pongas un pie en él sentirás como si se hubiera quedado congelado en el tiempo varios siglos atrás. Te encantará recorrer las estrechas callejuelas de estilo medieval y recorrer todos sus rincones. Declarado Conjunto Histórico-Artístico, está situado en un entorno natural privilegiado, con el Cañón del Río Ebro como principal protagonista.

¿Qué ver en Orbaneja del Castillo?

Muy cerca de la localidad se encuentra la conocida Cueva del Agua, de la que brotan las aguas del arroyo y se precipitan por una impresionante cascada que atraviesa el pueblo, con las casas en calles dispuestas de forma escalonada. La cascada tiene una caída de 25 metros y está rodeada de casas montañesas construidas en pendiente.

A la izquierda del puente, con el paso del tiempo la corriente de agua ha formado unas pozas en las que el agua es 100% cristalina. Aquí acuden a practicar submarinismo muchos amantes de este deporte.

En Orbaneja del Castillo convivieron judíos, cristianos y mozárabes durante varios siglos. Los Caballeros Templarios construyeron aquí el Hospital y Convento de San Albín, que ofrecía protección a los peregrinos del Camino de Santiago.

Cueva del Agua

La Cueva del Agua es uno de los grandes atractivos de Orbaneja del Castillo. Las aguas subterráneas discurren por ella, y es una cueva completamente natural. En la antigüedad el caudal del agua tenía la fuerza suficiente para mover las piedras de unos molinos de harina, de los que se conservan algunos restos. Justo al lado de la cueva, encima de un peñón rocoso, se encuentra la casa de los marqueses de Aguilar.

Risco de los Camellos

Desde la plaza se puede subir por un camino empinado hasta una cornisa natural desde la que hay unas vistas increíbles del cañón del Ebro. Un conjunto de estructuras calcáreas que evocan las ruinas de un castillo que nunca ha existido.

Arquitectura popular

La visita al pueblo burgalés merece mucho la pena para descubrir uno de los conjuntos de arquitectura con mayor encanto y mejor conservados de España, con las casas de estilo montañés y sus balcones suspendidos.

Ruta por la provincia de Burgos: Frías y Lerma

Cerca de Orbaneja del Castillo está Frías, un conjunto medieval que atrae cada año a miles de turistas. El Puente Medieval sobre el río Ebro es espectacular. En la antigüedad era un puente fortificado, con una torre defensiva en el centro.

Si por algo es bien conocido Frías es por sus casas colgadas, que tienen la arquitectura típica popular a base de entramado de madera. También es interesante visitar el Castillo de los Duques de Frías, situado en lo alto de un cerro. Su origen se remonta al siglo X y tuvo una gran importancia en la historia de la zona.

A una hora en coche de Orbaneja del Castillo se encuentra el municipio de Lerma, uno de los más interesantes y visitados de la provincia de Burgos. Con una población de poco más de 2.000 habitantes, la Plaza Mayor con el Palacio Ducal son los monumentos más importantes. Además, la localidad tiene un patrimonio religioso muy importante, entre los que destacan el Convento de Santa Teresa, el Convento de San Pedro y el Convento de San Blas.

Los mejores platos de la gastronomía de Burgos

La gastronomía juega un papel muy importante a la hora de hacer turismo. Para conocer en profundidad Orbaneja del Castillo hay algunos platos que te recomendamos probar durante tu escapada.

  • Morcilla: la morcilla de Burgos es conocida en el mundo entero. Se elabora con sangre de cerdo y arroz como ingredientes principales, a los que se les añade cebolla, pimentón, pimienta y manteca de cerdo.
  • Olla podrida: a pesar de su nombre es un plato delicioso, perfecto para entrar en calor durante los meses de invierno. Las alubias rojas son el ingrediente principal, y se cocinan en una olla con morcilla de arroz, chorizo, panceta y morro de cerdo.
  • Lentejas de burebana: se trata de un plato de origen campesino, así que es una receta que se puede tomar tanto caliente como fría. Se trata de un plato de cuchara, que consiste en lentejas con morcilla y chorizo.
  • Queso de Burgos: es uno de los quesos más conocidos de España. Tiene una textura acuosa y es blando, de color blanco. Se toma acompañado de miel o membrillo.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.