La Alberca en invierno

Si este invierno te apetece hacer turismo por Castilla y León, La Alberca, en la provincia de Salamanca, es un destino maravilloso para todo tipo de viajeros. Situado dentro de la comarca de la Sierra de Francia, tiene una población de poco más de 1.000 habitantes y desde el año 1940 está declarado Conjunto Histórico-Artístico. Fue el primer municipio en españa en recibir este título.

Historia

Tal y como demuestra el castro prerromano sobre el cual se asienta una parte de la localidad, la población ya estaba asentada en La Alberca antes de que llegaran rlos romanos. En la Edad Media, entre los siglos XII y XIII, el rey Alfonso IX de León ordenó la repoblación del municipio. En el siglo XIII La Alberca era una villa que dependía de la Corona de León, siendo uno de los pocos sitios de la Sierra de Francia que no formaba parte del Condado de Miranda del Castañar.

En el año 1434 se descubrió la imagen de la Birgen de la Peña de Francia. Otro hito importante en la historia del pueblo tuvo lugar en el siglo XV, cuando Juan II hizo que dependiera de la Casa de Alba.

Ya en el siglo XIX, La Alberca quedó integrada en la provincia de Salamanca. En 1940 fue catalogado como Monumento Histórico-Artístico, lo que facilitó en gran medida la conservación del casco urbano.

¿Qué ver en la Alberca?

A pesar de las bajas temperaturas del invierno, esta es una época estupenda para conocer el municipio salmantino. El corazón de La Alberca es la Plaza Mayor, donde se encuentra la Casa Ducal y el Ayuntamiento. Está rodeada de soportales con columnas y balcones de forja con flores.

La arquitectura serrana es espectacular, y es lo que más llama la atención de los visitantes. Justo en el centro de la plaza hay un crucero de granito del siglo XVIII.

El principal templo religioso del pueblo es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, cuya construcción data del siglo XVIII. Es de estilo neoclásico con detalles barrocos, y destaca el escudo de armas en la torre. Aunque el interior es muy sobrio, merece la pena acceder para ver el púlipito de granito policromado.

En La Alberca hay tres ermitas que se pueden visitar en invierno: la de San Antón (siglo XVII), San Blas (reconstruida en el siglo XIX ) y del Humilladero (siglo XVII).

Por supuesto, en la visita al municipio no puede faltar la ascensión a la Sierra de Francia y el Santuario de la Virgen de la Peña. Con sus 1.723 metros de altitud, es un lugar de culto que sorprende a todo el que la visita.

Mogarraz

A escasos kilómetros de La Alberca se encuentra Mogarraz, uno de los pueblos más bonitos e interesantes de la provincia de Salamanca. Declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1998, el casco urbano está formado por un entramado de estrecjhas callejuelas y casas de arquitectura serrana, construidas con piedra y adobe y con entramados de madera en las fachadas.

Si hay algo que llama mucho la atención de Mogarraz son los retratos que adornan las fachadas. Todo empezó en el año 1967, cuando Alejandro Martín Criado, un vecino del pueblo, fotografío a todos los habitantes para que pudieran formalizar su DNI.

En 2008, el artista Florencio Maillo recuperó las fotografías y plasmó en óleo a todas las personas retratadas y se las entregó. Los vecinos decidieron colgar los retratos en las fachadas de sus casas, y a día de hoy continua siendo una especie de museo al aire libre.

Entre los principales monumentos de Mogarraz destacan la Ermita del Humilladero y la Cruz de los Judíos.

Gastronomía típica  de Salamanca

Visitar La Alberca en invierno es una auténtica experiencia porque de esta manera tienes la posibilidad de probar algunos de los platos típicos de Salamanca. Muchos de ellos son platos de cuchara, perfectos para combatir las bajas temperaturas.

  • Carne de morucha: tal y como su propio nombre indica, se trata de un tipo de carne que se elabora a partir de la ternera de raza Morucha. Tiene una calidad, jugosidad y aroma exquisitos.
  • Chanfaina: la chanfaina es un plato típico que se prepara con carne de cordero, sangre cocida, casquería, laurel, guindillas y ajo.
  • Lentejas de la Armuña: son un tipo de legumbre con denominación de origen que se pueden degustar en muchos municipios de la provincia, entre ellos La Alberca.
  • Hornazo: se trata de una especie de empanada rellena de ingredientes locales como el jamón, el chorizo y el lomo. También puede llevar huevo duro.
  • Patatas meneás: y, por último, un guiso de patatas con productos cárnicos.

¿Preparado para tu visita a La Alberca, Salamanca en invierno?

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.