¿Buscas descubrir los secretos de la naturaleza en una ruta con historia? Entonces tienes que conocer la Cueva de los franceses. Situada en plena Montaña Palentina, es un lugar de casi 500 metros de largo, que hará las delicias de los visitantes con sus espectaculares salas naturales. 

Si estás interesado en visitarla, te vamos a contar todo sobre ella, para que vayas abriendo boca sobre el lugar mágico que vas a visitar. 

Así es la Cueva de los Franceses

Antes de visitar este lugar, deberías conocer 5 características del mismo:

  • Su historia
  • Así podrás llegar
  • Recorrido completo
  • Interés geológico y científico
  • Zonas para visitar después

Cueva de los FrancesesHistoria y origen del nombre

Es muy curioso el nombre de “Cueva de los franceses”, especialmente teniendo en cuenta la situación geográfica de la zona. El nombre viene por la guerra de la Independencia de 1808, ya que los franceses la utilizaron como último lugar de reposo antes de caer en la batalla del Páramo de la Lora. Eso sí, la cueva permaneció oculta hasta 1904, año donde el sacerdote y erudito Luciano Huidobro la dio a conocer. 

Cómo llegar a la Cueva de los franceses

La cueva está situada en el municipio de Revilla de Pomar, cerca de Aguilar de Campoo. En concreto, está en el Espacio Natural de Covalagua, un conjunto kárstico único en el norte de Palencia. Para ir desde esa localidad, hay que coger la carretera N-627. la cual te lleva hasta Pomar de Valdivia. Allí tendrás indicaciones para ir a Revilla de Pomar. 

Allí podremos acceder a visitas guiadas, realizadas todos los meses del año excepto enero y febrero, donde se hace una parada por motivos medioambientales. El recorrido tiene un precio general de 3 euros, entrada gratuita para menores de 12 años y entrada reducida a 2 euros para grupos de más de 9 personas, escolares mayores de 12 años, familias numerosas y pensionistas. 

De noviembre a marzo (sin contar enero y febrero que está cerrado), abre de jueves a domingo (excepto navidad y año nuevo) de 10:30 a 14:00 y de 16:00 a 18:00. De abril a octubre abre de martes a domingos con el mismo horario de mañana, pero ampliando hasta las 20:00 el horario de tarde. Agosto es el mes más demandado, así que allí hay visitas de lunes a domingo. Es imprescindible reservar previamente para poder hacer la visita guiada. 

El recorrido

Lo primero que nos vamos a encontrar es el Pabellón de acceso a la Cueva de los Franceses. El acceso ya destaca por sus condiciones orográficas, destacando el terreno plano sobre el que está situado. En realidad, es una creación humana hecha como una prolongación de la cueva, cubriendo el acceso interior a la cueva real. Eso sí, a pesar de ser una creación arquitectónica, es muy semejante al medio natural. 

Para acceder a la cueva, tendremos que bajar por unas escaleras y llegar a un túnel artificial de 62 metros de recorrido. Allí llegaremos a una cueva totalmente horizontal, con una profundidad de hasta 21 metros y 500 metros de largo.

La cueva original ha sido modificada con obras de mejora, las cuales permiten recorrer más cantidad. De hecho, se han creado dos salas nuevas con la ampliación, logrando así unos 1000 metros cuadrados de superficie visitable. Además, veremos tres portillones de cierre en esclusa antes de entrar a la gruta principal, los cuales sirven para eliminar la corriente térmica que estaba desecando la cueva en sus orígenes. 

El interés geológico y científico de la Cueva de los franceses

Este lugar tiene un gran interés geológico y científico. Con el pasar de los años, se han ido formando estalagmitas, columnas y estalactitas, creando salas totalmente naturales, las cuales tienen unos juegos lumínicos impresionantes. 

Si no conoces demasiado sobre arqueología y cuevas, no te preocupes. La visita tiene una guía auditiva gratuita, la cual ha sido creada para explicar el origen del interior de la cueva. Allí aprenderás cómo se forman las estalagmitas y estalactitas que te irás encontrando por el camino. De este modo, todo esto tiene un gran interés geológico y científico. 

Zonas para visitar después

Si la visita a la Cueva de los franceses se te ha hecho corta, aún puedes visitar algunas cosas en Revilla de Pomar. Puedes visitar el Mirador de Valcabado, situado sobre la Reserva Geográfica de las Loras y el Valle de Valderredible. 

Otros lugares que puedes visitar son el menhir de Canto Hito, el Pozo de los Lobos y la Surgencia de Covalagua. Este último es un Espacio Natural Protegido por su gran belleza.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.