Si sólo tienes la oportunidad de ver un pueblo en la provincia de Segovia, deberías elegir Ayllón. Una villa medieval nombrada Conjunto Histórico-Artístico que pertenece a la asociación de los pueblos más bonitos de España. Además, se encuentra muy cerca de Madrid, a apenas 140 kilómetros de distancia, así que es un destino estupendo para disfrutar de una escapada rural de fin de semana. Cuenta con un gran número de monumentos civiles y religiosos que bien merecen una visita. Se puede visitar Ayllón en cualquier época del año, aunque lo mejor es hacerlo en otoño y primavera.

¿Qué ver en Ayllón?

El río Agiuisejo divide el municipio en dos partes: la zona nueva a un lado y el casco antiguo al otro. Lo ideal es aparcar el coche en el paseo fluvial, justo al lado de la muralla medieval, y acceder a la villa por el arco apuntado de sillería. En la parte superior alberga un matacán con dos aspilleras. ¡No hay mejor forma de comenzar la visita!

La Plaza Mayor de Ayllón es el corazón de la villa, donde se concentra la actividad de los vecinos. En ella se encuentra la Iglesia de San Miguel, cuyo origen se remonta al siglo XII. Se construyó aprovechando los muros de mampostería de un edificio civil. La iglesia es de origen románico y ha sido reformada en varias ocasiones a lo largo de la historia.

La Casa-Palacio de los Contreras es uno de los monumentos más importantes del pueblo segoviano. Fue declarada Monumento Histórico-Artístico en el año 1969, y en el interior se pueden ver unos artesonados y un mobiliario en perfecto estado de conservación. La fachada es impresionante, con una gran puerta de madera y tres blasones, bajo los cuales está cincelada la siguiente inscripción: ” “Reinando en Castilla y Aragón los más altos príncipes don Fernando y doña Isabel esta casa mandó hacer el muy virtuoso fijodalgo Juan de Contreras en el año 1497”.

La Iglesia de San Juan Evangelista data del siglo XII, y a principios del siglo XVI se le añadió una capilla de estilo gótico. También es interesante conocer la Iglesia de Santa María la Mayor, que alberga una imagen de la Virgen tallada en piedra. Aunque la fachada del templo religioso es muy austera, su interior merece mucho la pena.

El Palacio Obispo Vellosillo es del siglo XVI, y lo más curiosos de todo es que este inmueble nunca fue ocupado por el obispo, sino por su sobrino. En la actualidad alberga el Museo de Arte Contemporáneo y la biblioteca.

Hay algo que no puedes perderte en tu escapada a Ayllón, y es el Convento de San Francisco. Situado a un kilómetro del centro del pueblo, actualmente se encuentra en ruinas, aunque se conserva la fachada de sillería con tres arcos de medio punto. Se fundó a principios del siglo XIII por San Francisco de Asís, pero un incendió lo arrasó. Fue reconstruida a mediados del siglo XVIII.

Y, por último, la Torre de la Martina, el único resto que queda en pie de la antigua Iglesia de San Martín del Castillo. Desde aquí hay unas vistas increíbles de Ayllón y de la comarca.

Ruta por la provincia de Segovia

Si haces una escapada a Ayllón puedes aprovechar para visitar otro de los pueblos más bonitos de la provincia de Segovia: Pedraza. Con una población de 400 habitantes, tiene un marcado carácter medieval. La única puerta de entrada y salida al conjunto amurallado que se conserva es la Puerta de la Villa. Uno de los monumentos más importantes es la Iglesia de San Juan, de estilo románico. El castillo también es interesante, del siglo XIII.

Platos típicos de Segovia

Más allá de los monumentos culturales e históricos de Ayllón, la visita a la villa merece mucho la pena para degustar los platos típicos de la gastronomía segoviana.

Uno de ellos son los conocidos como judiones de la granja, un plato de cuchara que es fácil de encontrar en cualquier restaurante. Tiene su origen en el pueblo de La Granja, y son judiones guisados con sofrito de verduras y diferentes tipos de carne de cerdo.

El cordero asado es muy popular en la cocina castellana. Se sirve con patatas y la carne es muy tierna y sabrosa, crujiente por fuera.

La sopa castellana se sirve caliente y en cazuela de barro, perfecta para los meses de invierno. La receta es muy simple pero está realmente deliciosa: caldo con pan duro, huevo, ajo, pimentón y jamón.

En definitiva, Ayllón es un destino muy recomendable para una escapada.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.