Galende es una localidad de Zamora. Situado en el corazón del parque natural del Lago de Sanabria y a poco más de 20 kilómetros de Portugal, es un lugar espectacular para visitar. No solamente tiene el gran lago, ya que también cuenta con mucho patrimonio cultural que no puedes perderte. 

¿Quieres visitarlo? Pues no te preocupes. Vamos a ver todo lo que puedes hacer en esta localidad, además de explicarte cómo llegar. 

Todo sobre Galende

Galende
Autor | Porlapaz

Antes de acudir a esta localidad zamorana, debes saber lo siguiente:

  • Cómo llegar
  • Lago de Sanabria
  • Monasterio de San Martín de Castañeda
  • Centro histórico y parroquia de San Mamés
  • Pedanías

Cómo llegar

Llegar a Galende es sencillo desde Zamora, la capital de provincia. Lo único que tienes que hacer es coger la autovía A-66 hasta llegar a la salida a la N-631, la cual tendrás que seguir hasta llegar a la autovía A-52. Finalmente, sal hasta ZA-104 hasta llegar a la localidad. 

También puedes llegar desde otras localidades como León, bajando por la A-66 y saliendo por la A-52, siguiendo la misma ruta que desde Zamora. De hecho, también cogerás la ZA-104 para llegar. 

El Lago de Sanabria en Galende

Sin duda, el mayor incentivo para visitar la localidad es el Lago de Sanabria. Se trata del mayor lago glaciar de España y lugar de nacimiento del río Tera. Es un lago impresionante, formado en el Pleistoceno y con 310 hectáreas de longitud. 

Destaca por sus pequeñas lagunas y su ecosistema espectacular en cuanto a flora y fauna. Verás robledales, abedules y castaños junto a lobos, búhos reales, jabalíes y corzos. Para saber más, puedes acudir a la Casa del Parque Lago Sanabria en la pedanía de Rabanillo. 

Es un lugar muy turístico debido a todas sus posibilidades. Hay playas lacustres, deportes de agua y rutas de senderismo alrededor del lago y el río. La más destacada es la que recorre el Cañón del Tera. 

Monasterio de San Martín de Castañeda

Otro lugar que no te puedes perder en Galende es el Monasterio de San Martín de Castañeda. Es un monasterio del siglo VI, es decir, de época visigoda, aunque dejó de utilizarse después de la invasión musulmana. Eso sí, a principios del siglo X fue recuperado por los mozárabes, siendo reconstruido en el siglo XII, mostrando el edificio que vemos a día de hoy. 

Es muy conocido por aparecer en San Manuel Bueno, Mártir, obra de Unamuno. Está localizado en la pedanía de San Martín de Castañeda. En su interior se encuentra el Centro de Interpretación del Parque Natural. 

Centro histórico de Galende y parroquia de San Mamés

Hasta ahora, solamente hemos hablado de pedanías y lugares de alrededor; sin embargo, el pueblo también tiene una parte interesante. Su centro histórico se construyó sobre el cauce del río Tera. Aquí destacan los molinos tradicionales y una presa, además de los lugares naturales que lo rodean. También es un buen sitio para comer, ya que hay numerosos bares y restaurantes. 

Otra cosa a destacar es la parroquia de San Mamés. Situada en el centro del pueblo, es de pequeño tamaño, pero merece la pena verlo por el estilo local pétreo y por el bonito retablo que tiene en su interior. 

Pedanías

En el término municipal de Galende encontramos múltiples pedanías, incluyendo Ilanes, Cubelo, Pedrazales, Moncabril, El puente, Ribadelago, Rabanillo, Ribadelago Nuevo, Vigo y San Martín de Castañeda. 

Dentro de estas pedanías, hay que destacar Vigo, con un nombre idéntico al de la ciudad gallega. Es un núcleo de origen romano que destaca por la ermita de las Gracias y por sus rutas de senderismo. 

Otras pedanías como Pedrazales permitirán observar las viviendas tradicionales de la zona. Aquí destaca la iglesia parroquial de Santa Eulalia. La pedanía de El Puente es la de mayor tamaño, llamada así por el elemento del mismo nombre del río. Este puente, en su origen medieval y sustituido en el siglo XVIII, en su día conectaba Puebla de Sanabria y el resto de poblaciones de la zona. También destaca por el Santuario de Nuestra Señora del Puente. 

Finalmente, hay otras pedanías como Cubelo, Rabanillo e Ilanes, que conservan el dialecto Pachuecu, una mezcla entre leonés y gallego. Quizá la parte más agria la tenemos en Ribadelago, una localidad sumida por una inundación en los años 50, con 144 muertos y la destrucción del casco antiguo. Por ello, se construyó Ribadelago Nuevo. 

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.