Babia es una comarca de la provincia de León. Esta comarca está compuesta por los municipios de Cabrillanes y San Emiliano, de 855 y 691 habitantes respectivamente. La zona es conocida por su gran belleza paisajística y por su tradición ganadera. 

Si nunca has estado en esta comarca, no te preocupes. Te vamos a enseñar qué ver en Babia en una mini-guía que resume todo lo que vas a necesitar para descubrirla. Desde cómo llegar, hasta lo que significa la famosa expresión y su origen. Por otro lado, te contaremos qué hacer en ella. 

Qué ver en Babia, en León

qué ver en Babia en LeónEsto es todo lo que tienes que saber sobre esta localidad:

  • Origen de la expresión
  • Cómo llegar
  • San Emiliano
  • Cabrillanes
  • Gastronomía típica

El origen de la famosa expresión

Sin duda, cuando pensamos en este pueblo nos viene a la mente la famosa expresión “estar en Babia”. Esta expresión significa estar alelado, con la mente en otro sitio. La frase viene de la Edad Media, ya que esta localidad era frecuentada por los reyes leoneses con el objetivo de dedicarse a cazar y a montar a caballo, sin preocuparse de nada más. 

Mientras estaban en esta localidad, estaban ausentes de las tareas de palacio, así que solían preguntar por ellos. Cuando no les encontraba, se decía aquello de “está en Babia”. Esta expresión también viene por los pastores de la localidad, los cuales se pasaban la mitad del año en Extremadura con las ovejas, esperando que la nieve se derritiera para poder volver. Se dice que, durante esos 6 meses, pensaban mucho en su localidad porque la echaban de menos, así que se quedaban alelados, con la mirada perdida, justo como en la expresión. 

Cómo llegar a Babia

Si quieres llegar a esta localidad, podrás hacerlo de una forma relativamente sencilla. Desde León para evitar los peajes tienes que salir hacia la N-630 dirección La Robla hasta llegar a La Pola de Gordón, donde cogerás LE-473. Una vez que llegues hasta el Embalse de Luna, tendrás que coger la CL-623 en dirección al Puente del Ingeniero Carlos Fernández Casado, siguiendo por este camino hasta llegar a Babia. 

Para llegar desde Oviedo, la cosa es aún más sencilla. Simplemente tendrás que coger la A-63 y la AS-228 y LE-481 hasta llegar a la localidad de San Emiliano. Allí tendrás que coger la CL-626 hasta llegar a Babia. Una vez allí, estará todo delimitado y podrás llegar fácilmente tanto a San Emiliano como a Cabrillanes. 

San Emiliano

San Emiliano o Babia de Abajo, es un municipio de la provincia de León. Además de la localidad principal, aquí encontrarás pedanías y localidades como Riolago, Robledo, Torrestío o Truébano, entre otras. Entre otras cosas, te vas a encontrar hórreos asturianos y travesías increíbles para hacer senderismo. 

Esta comarca está coronada por Peña Ubiña. Con 2417 metros de altura, es una de las montañas más altas de la zona y se considera una montaña mágica. Si hace buen tiempo y tienes experiencia, podrás subir a la cima y tener las mejores vistas, las cuales llegan hasta el mar si hace buen tiempo. 

Cabrillanes, antes conocido como Babia de Arriba

La otra zona de la comarca es Cabrillanes, la cual es la parte superior de la misma. Este ayuntamiento tiene otras localidades y pedanías como La Cueta, Mena, Meroy, Las Murias o Torre de Babia. 

Además de la Iglesia parroquial de Santa María Magdalena y el Santuario de Nuestra Señora de Carrasconte, lo más destacable son sus lagos. No te puedes perder el Lago Grande y la Laguna de los Verdes, lugares increíbles que te van a hacer sentir como dice la expresión. 

Gastronomía típica

Como no podía ser de otra manera, hay que comer después de un duro día de trabajo. La gastronomía en Babia es excelente, ofreciendo comida típica de la región leonesa. Tendrás numerosos restaurantes para comer bien y para disfrutar de los platos más famosos. El mejor ejemplo es el botillo, conocido también como yosco. 

Se elabora con panceta, huesos de la carne sin limpiar y trozos de carne magra, todo ello adobado con guindilla, ajo y orégano, añadiendo un poco de pimiento ocal. Para darle el toque picante, se echan 40 gramos de pimentón y 13 gramos de sal por cada kilo de carne. Este plato se elabora tras dos días de maceración, rellenando la tripa del cerdo y curando al humo del roble durante unos 15 días.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.