Para muchos La Alberca es uno de los pueblos más bonitos de toda España, y en cuanto lo descubras entenderás por qué. Declarado Conjunto Histórico Artístico en el año 1940, fue el primer pueblo de España en conseguir esta mención. Conserva intacta la arquitectura tradicional de la Sierra de Francia y pasear por sus calles es como viajar en el tiempo a siglos atrás. Se dice que la estructura es la propia de una judería, con callejuelas estrechas e intrincadas.

Historia de La Alberca

La historia de La Alberca se remonta a muchos siglos atrás ya que el castro preromano demuestra que ya había población asentada en la zona antes de que llegaran los romanos. Apenas quedan datos de la época visigoda, aunque sí se sabe que se reutilizaron materiales de los monumentos construidos por ellos para levantar la Ermita de las Majadas Viejas.

En la Edad Media, entre los siglos XII y XIII el rey Alfonso IX de León ordenó el repoblamiento del pueblo. En el año 1434 se halló la Virgen de la Peña de Francia, lo que supuso un importante punto de inflexión para La Alberca. Se construyó un santuario y se convirtió en un lugar de peregrinación que se mantiene en la actualidad. Miguel de Cervantes nombró la Peña de Francia en el siglo XVII, y Lope de Vega la convirtió en el escenario en el que se refugian dos enamorados que tratan de escapar de la corte.

¿Qué ver? Principales monumentos

La Alberca es como un gran museo al aire libre, con múltiples atractivos que merece la pena visitar. El corazón de la localidad es la Plaza Mayor, donde se encuentra el Ayuntamiento (una antigua prisión), la Casa Ducal y una fuente del siglo XVIII con detalles de la Pasión de Cristo. Te recomendamos que te sitúes justo en el centro y observes todos los balcones de forja llenos de flores y soportales con columnas que hay alrededor.

El principal templo religioso de La Alberca es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que fue construida en el siglo XVIII sobre los restos de un templo anterior. Es de estilo neoclásico y su principal atractivo es el púlpito de granito policromado. Fuera del templo podrás ver la escultura más famosa del municipio salmantino: el “Marrano de San Antón”. Según la tradición, los vecinos deben criar cada año a un cerdo de forma comunitaria, y el día 17 de enero lo sortean. Hasta que llegue el momento del sorteo lo alimentan y lo cuidan con la esperanza de ser los afortunados.

En La Alberca hay tres ermitas que te recomendamos conocer: la de San Antón, la de San Blas y la del Humilladero.

Sierra de Francia y Santuario de la Virgen de Peña

Hay algo que no puedes perderte durante tu escapada, y es la visita al Santuario de la Virgen de Peña, situado en lo alto de la Sierra de Francia, a 1.723 metros de altitud. La carretera es sinuosa, pero merece mucho la pena. Además del Santuario, en la Peña de Francia hay tres miradores que ofrecen unas vistas increíbles de la sierra: el Mirador de Santo Domingo, el Balcón del Fraile y el Balcón de Santiago.

Si te apetece continuar tu ruta por la provincia de Salamanca, puedes visitar Candelario. Está a apenas 55 kilómetros de distancia de La Alberca y tiene una arquietctura popular muy característica. Uno de los lugares más interesantes para visitar es la Ermita del Santísimo Cristo, que alberga la talla del Santísimo Cristo. También es interesante la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, cuyo origen data de los siglo XV y XVI.

Gastronomía típica de Salamanca

Además de disfrutar de la cultura y la historia de La Alberca, también puedes probar la gastronomía de la zona.

El hornazo, aunque es un plato típico de diferentes zonas de España, es una de las recetas más representativas de la provincia de Salamanca. Es una especie de empanada que se rellena con huevo duro, lomo, jamón y chorizo. En la antigüedad fue una comida de pastores, y pronto se convirtió en un plato tradicional de los Lunes de Aguas, una fiesta que se celebra el lunes siguiente al de Pascua.

La chanfaina es otro de los platos que debes degustar en tu visita a La Alberca. Es una guarnición que se sirve para acompañar carnes y verduras, y se elabora con pimientos y berenjenas, además de carne de cordero, ajo, huevo duro picado, arroz guindillas, laurel, cebolla y sangre cocida. Es un plato muy contundente que se toma generalmente en invierno.

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.