Palencia es una de las nueve provincias que conforman la comunidad de Castilla y León. La capital es la ciudad de Palencia y, además, cuenta con otras localidades muy importantes como Aguilar de Campoo, Cervera de Pisuerga, Carrión de los Condes, Paredes de Nava o Venta de Baños, entre otras. Hay pueblos de Palencia que son perfectos para hacer una escapada rural y desconectar del bullicio de la ciudad.

Fromista

Fromista es una localidad que cuenta con un gran patrimonio histórico y cultural situada a tan solo 32 kilómetros de distancia de Palencia. Vivió su máxima época de espledor durante la Edad Media, de forma que muchos de los monumentos que se conservan en la actualidad datan de esta época.

La Iglesia de San Pedro es la visita más importante en el municipio. Reconocerla no es sencillo ya que tiene un aspecto más similar al de una fortaleza que al de un templo religioso. Se construyó entre los siglos XV y XVI, y su interior es de estilo gótico. También es interesante conocer la Iglesia de San Martín, considerado uno de los templos románicos más completos que se conservan.

Aguilar de Campoo

Desde el año 2017 Aguilar de Campoo forma parte del Geoparque Las Loras, el primer geoparque en Castilla y León de la UNESCO. Además de un extraordinario entorno natural, este municipio palentino tiene un amplio abanico de monumentos que bien merecen una visita.

Uno de ellos es la Colegiata de San Miguel Arcángel, situada en la Plaza de España. Fue construida durante la época visigoda, aunque su aspecto actual es de los siglos XIV y XVI. En su interior alberga un amuseo de arte sacro.

El Castillo de Aguilar de Campoo se encuentra en la parte más alta del pueblo. Se construyó en el siglo XI y es de estilo románico. Está prácticamente en ruinas, pero es interesante subir hasta él por las vistas que ofrece de la localidad y de sus alrededores.

Ampudia

Y, por último, Ampudia, cuyo núcleo urbano fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1965. Las principales arterias de la localidad son Corredera y Ontiveras, en las que rodas las casas están construidas sobre columnas de piedra, una construcción muy típica de la comarca de la Tierra de Campos.

El Castillo de Ampudia es una visita obligada. Se trata de una de las fortalezas que se encuentran en mejor estado de conservación de toda Castilla y León, y desde el año 1931 es Monumento Nacional.

También es recomendable conocer la Iglesia Colegiata de san Miguel, una construcción de finales del siglo XV y principios del XVI, de estilo gótico-renacentista. En el antiguo Convento de San Francisco, fundado por el Duque de Lerma en el siglo XVIII, se encuentra el Museo de Arte Sacro.

Más allá de los pueblos de Palencia, visitar esta provincia merece mucho la pena por su gastronomía, que fusiona los saberes y las tradiciones de la cocina castellana. Hay platos típicos como la menetras palentina o las lentejas pardinas de Tierra de Campos que son una delicia.