A todos nos debería preocupar el cambio climático y, sobre todo, cómo poder combatirlo. Cualquier pequeña acción cuenta, mucho más si hablamos de darle nuevos usos a recursos que son altamente contaminantes. Desde nuestra plataforma Dónde Comer Sano hemos creado una iniciativa pionera en Castilla y León en la que ayudamos a los profesionales de la hostelería a reciclar su aceite y a asumir mayores compromisos medioambientales. Pero también queremos servir de inspiración a todas esas personas individuales que quieren ser parte de este cambio de hábitos para un planeta mejor.

 

En este caso, además de recordarte que tienes la posibilidad de elegir restaurantes sostenibles en nuestro buscador de restaurantes, queremos enseñarte una fórmula fácil para reutilizar el aceite de tu cocina. De hecho, solo un litro del mismo podría contaminar hasta 1000 litros de agua, con lo que hacer jabón con aceite usado puede ser una de esas actividades DIY para cualquier fin de semana libre.

Cómo hacer jabón con aceite usado

Hacer jabón con aceite usado es una cuestión bastante simple que te permitiría eliminar residuos contaminantes apostando por darles un nuevo uso. Además, ten en cuenta que si fabricas tus propios jabones caseros, también estarás ahorrando un buen dinero en cosmética, con lo que los beneficios serían en este caso dobles. Por un lado le das un nuevo uso a un aceite que ibas a desechar y contamina, por otro, consigues un producto cosmético artesanal a un coste menor del que te cuesta uno comprado.

A continuación te mostramos un tutorial en vídeo en el que puedes aprender a hacer jabón con aceite usado. En este caso, los chicos del canal DIY ES han fabricado pastillas de jabón caseras a partir de aceite de oliva ya usado y con solo dos ingredientes más: sosa cáustica y agua destilada. El proceso no es complejo, aunque es necesario que utilices elementos de protección y también tiempos de reposo. Aún así, si te animas, podrías tener jabones realmente económicos y que están haciendo un favor al medioambiente.

 

Reutilizar: una de las máximas del cuidado al medioambiente que no siempre recordamos

Cuando se habla de cuidar el medioambiente, casi siempre se piensa en automático en reciclar. Y es cierto que reciclar es realmente importante, ya que de lo contrario esos desperdicios acabarán contaminando nuestros recursos naturales. Sin embargo, antes de pensar en cómo reciclar lo que ya son desperdicios deberíamos pensar en las otras dos “erres” que también forman parte de la filosofía para mejorar el planeta. Nos referimos a las máximas de reducir y de reutilizar.

Obviamente, la de reducir dependerá en gran medida de hasta qué punto podemos consumir menos recursos. No se habla de comprar menos aceite cuando es necesario, pero sí de cuestiones como por ejemplo apostar por envases más grandes en lugar de envases pequeños, cuyo proceso de fabricación termina por requerir más recursos, energía y emitir una mayor contaminación. Un simple gesto como ese haría que las cosas cambiasen de manera notable.

En cuanto a la máxima de reutilizar, está claro que en el tutorial de hoy sobre cómo hacer jabón con aceite usado la llevamos a su mejor interpretación. Al fin y al cabo, ese aceite terminaría muy probablemente en el vertedero. Aunque deberías saber también que todo aquel aceite que no vayas a reutilizar fabricando por ejemplo jabones, puede tener otra vida reciclándolo adecuadamente.

cómo hacer jabón con aceite usado

Reciclaje de aceite: una opción que todos los consumidores deberían incorporar en su rutina

Nuestra plataforma Dónde Comer Sano ofrece a los restaurantes un sistema de recolección de aceite usado de sus cocinas a medida. Sin embargo, para los consumidores particulares existen también muchas soluciones disponibles en los distintos municipios de España que persiguen esa misma acción a nivel de hogares. De hecho, es más que probable que en tu localidad existan uno o varios contenedores para recoger ese aceite ya utilizado previamente. Tan solo debes informarte de si en tu caso está disponible cerca de tu domicilio.

Al echar el aceite usado en esos contenedores, no solamente estarás evitando que se contaminen hasta 1000 litros de agua por cada litro de aceite, sino que estarás haciendo posible que lo que es un residuo tenga una nueva vida. Las empresas que gestionan esos contenedores les dan un nuevo uso al producto, convirtiéndolo en productos cosméticos o en el archiconocido biodiesel. Eso significa que tú reciclas y evitas un daño del medioambiente y, al mismo tiempo, se cumple la máxima de la reutilización tan beneficiosa para el planeta. ¿Suena perfecto, no? ¡Está en tu mano!

Buscar

¿En qué estas interesado? Explora lugares maravillosos adaptados a tus necesidades.